miércoles, 7 de enero de 2009

Eugenio Montejo,2006

FRENTE AL ESPEJO


UN BAR DESTARTALADO

A Vasco Szinetar

AQUÍ las horas nos llevan en un barco
que aunque despliegue al viento su velamen
jamás ha de llagar a ningún puerto…

Un barco ya sin mar, anclado en seco,
cuyo horizonte fue doblado en pliegues
con las manchas del último ocaso.

Las mesas charlan solas en el fondo
sobre esos viejos lugareños
que no se han vuelto a ver ni en los espejos.

La única música que se oye
tras el tenue zumbido de las moscas
se lleva lo que queda de esperanza.

Sólo mi sombra está conmigo
adosada a este muro
y, como siempre, bebe demasiado.

Nosotros dos y esta botella de ojos verdes,
de soledad tan compasiva
que sobrevive a todos los naufragios.

2 comentarios:

ANDRES dijo...

POR VASCO NERUDA.

artclave dijo...

Vasco buenisima "tu opera prima" mis respetos y orgullo de ser tu "viejo" amigo!